Rincones de Granada. “La Alhambra”

Sin duda, la ciudad de Granada ha marcado mi obra pictórica durante toda mi vida. Es una ciudad llena de historia, culturas y rincones maravillosos que han sido inspiración de grandes maestros de la pintura desde la antigüedad. Los artistas llegaban de todos los países para culminar su carrera con un broche distintivo y sin duda sigue siendo un privilegio el disfrutar de su belleza.

Por eso he querido dedicar una parte de mi blog a Granada, con la idea de compartir esa constante exhibición de belleza, dándola a conocer al extranjero y poniéndola de manifiesto para despertar los sentidos de quienes se han acostumbrado a verla y han perdido la capacidad de sorprenderse. Y qué mejor manera de inaugurar esta sección que haciendo una obra dedicada a la ciudad.

La Alhambra es un emblema universal, una auténtica máquina monumental para producir emociones, tanto a sus habitantes como a quienes la visitan por primera vez, cuando recorres su interior o cuando la admiras en el horizonte. Su silueta es imponente y sin embargo no parece competir con el medio que le rodea, sino que más bien lo ensalza. Es una armónica integración entre la obra del ser humano y la naturaleza.

En este cuadro he tratado de reflejar dicha armonía en una composición que es más propia de tiempos pasados, ya que en la actualidad resulta imposible apreciarla sin trepar a los edificios más altos de la ciudad. Casi puedes imaginar lo que sería dar un paseo, disfrutando de este paisaje, por un camino de tierra que más tarde llamarían Gran Vía.

Título: " La Alhambra"
Técnica: Óleo s/ lienzo
Dimensiones: 116 x 60 cm

 

Ya que internet está abierto al mundo entero, añadiré algunas notas históricas para quien no esté familiarizado con este magnífico monumento. La Alhambra es una ciudad amurallada con autonomía propia, disponiendo de todos los servicios necesarios para la población que vivía allí: palacio real, mezquitas, escuelas, talleres, etc.

Se encuentra ubicada entre las cuencas de los ríos Darro y Genil y su estilo representa la culminación del arte andalusí. Se comenzó a mediados del siglo XIV con Yusuf I, quien construyó la Torre de Comares y continuó con Mohamed V con la ejecución del Patio de los Leones. Más tarde, en 1542, con la conquista de Granada por los Reyes Católicos, la Alhambra quedó establecida como Casa Real con jurisdicción exenta a cargo del Conde de Tendilla. Los Reyes Católicos ordenaron intensas reparaciones sirviéndose en gran medida de artesanos moriscos.

En 1526, tiene lugar la construcción del Palacio de Carlos V junto a otras edificaciones muy significativas de gusto renacentista romano. La casa de Austria continuó desde Felipe II (1556-1598) y sus sucesores al cargo, con la conservación de la Alhambra, admirada por humanistas y artistas de todas las épocas.

Finalmente, el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco declaró la Alhambra y el Generalife de Granada como Patrimonio de la Humanidad.

Leave a reply

Your email address will not be published.

8 + seis =